miércoles, 30 de noviembre de 2016

Noviembre en retirada



“Nunca se llega al fondo.
Nadie sabe quien muere
cuando entierran nuestro nombre”
- Julia Uceda -

Puede que en las demás partes del mundo ocurra igual pero en Sevilla los meses tienen una lectura personal e intransferible.  Cada mes de cada año nos ata a una serie de circunstancias personales que difícilmente pueden ser extrapolables. Pero como sevillanos sabemos que los meses también forman parte del calendario sentimental colectivo de la Ciudad.   Noviembre, al que hoy le mostramos el pañuelo blanco de las despedidas eternas, es posiblemente el mes donde Sevilla se nos muestra más verdadera y hondamente proclive al recogimiento en capillas con sus dolorosas enlutadas. Una lectura sentimental hacia el interior de cada uno de nosotros donde comprendemos que la verdadera búsqueda está en nuestro fuero interno. Alguien dijo que el sevillano perdona pero nunca olvida. Tiempo de una Sevilla profunda donde la alharaca y la parafernalia ni están ni se les espera. Dicen que la diferencia entre alegría y pena es que la primera es efímera y la segunda machaconamente duradera en el tiempo.  Noviembre es una cante por Siguiriyas  que clama al viento la soledad de los humanos…”A quien le voy a contar  yo / lo que a mi me está pasando / se lo contaré a la tierra / cuando me estén enterrando”.  Un nostálgico poema de Becquer que se duerme en la calle Conde de Barajas a la espera de que el Señor de Sevilla lo termine haciendo suyo.  Un mes, Noviembre, donde los Santos y los Difuntos nos dan la mano para que no terminemos naufragando por los mares de la vida.  Mes este de Noviembre que empieza con un sentido recuerdo a santos y difuntos y termina con la llegada esperanzadora del Tiempo de Adviento.  Se va Noviembre y se hace verdad que “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”.  Pasó solemne y riguroso como ocurrió siempre.  Noviembre en retirada para que la vida y sus circunstancias continúen.  


Juan Luis Franco – Miércoles Día 30 de Noviembre del 2016


lunes, 28 de noviembre de 2016

Soledades



















“A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos”
- Lope de Vega –

El ser humano, los seres humanos, se nutren de momentos de gozos y penas para luchar inútilmente contra la soledad.  Es un fantasma que en penumbras te espera agazapado  por las esquinas para echarte al cuello una cadena con la efigie de Robinson Crusoe. El ser humano universal está solo ante la naturaleza con la vigilancia distante y cercana a la vez del Sumo Hacedor.  No existe una Dolorosa sevillana que exprese mejor la Soledad de soledades como la que habita y recibe en San Lorenzo.  Sale a la calle el Sábado Santo sin palio y con la corona de espinas del dolor entre sus manos. Cierra un ciclo sentimental de la Ciudad para dar testimonio de que principio y final son las caras de una misma moneda. Amamos, sufrimos, gozamos y padecemos  para terminar enredados  en nuestros  asuntos y así poder escurrir el bulto ante la inevitable aparición de la soledad. El niño quiere la luz de su cuarto encendida para espantar los fantasmas de la soledad. El anciano la quiere apagada para poder soñar con un tiempo donde tenía más compañía que los recuerdos que hoy son sus mayores aliados.  Somos contradictorios por nuestra propia naturaleza: nos enamoramos para dejar de estar solos y nos desenamoramos para volver a estarlo. Alguien dijo “Mejor solos que mal acompañados” y de manera inconsciente se terminó agarrando a la rama de un árbol.   Soledades.


Juan Luis Franco – Lunes  Día 28 de Noviembre del 2016


viernes, 25 de noviembre de 2016

Luna de papel



Existen libros que al leerlos por primera vez en tu juventud tienes la sensación de que su lectura te acompañará el resto de tus días. Luego, con el paso de los años, lo relees (me gusta mucho la relectura de libros que consideré importantes en distintas etapas mi vida) y ya tienes una sensación bien distinta. O ha cambiado el contexto del libro o has cambiado tú o habéis cambiado los dos.  Otros libros sin embargo no solamente no han perdidos el interés inicial sino que el tiempo me lo ha hecho todavía más atractivo.  Reconozco que en mi juventud (puede que ahora también) mis lecturas eran bastantes desordenadas y mezclaba épocas literarias sin ton ni son. Siempre ha sido (¿es?) uno de mis grandes defectos el préstamo desinteresado a “amigos” de libros que consideraba interesantes y se hacía verdad el dicho de perder por el mismo precio libro y “amigo”. Hacer proselitismo de buenos lectores se representa a veces una tarea tan inútil como costosa.  Queremos compartir con gente que consideramos afines los resplandores de esta “Luna de papel” y todo resulta inútil.  Más que desengañado diría que la experiencia me ha proporcionado unos elementos de juicio tendentes a relativizar las cosas.  Creo y deseo que el paso de los años no consiga arrinconar los libros de papel en beneficio de otros de carácter electrónico.  Su tacto, el olor de sus hojas por estrenar y esas dedicatorias que el tiempo termina por difuminar forman `parte de la existencia humana.  Empezar un buen libro es una aventura misteriosa y mágica a la vez que te llevará de la mano del autor a recorrer nuevos mundos y nuevas vidas.  En el “Mercadillo del Jueves” hay libros excelentes seminuevos por el módico precio de un euro.  Pocas, muy pocas personas, los compran renunciando a la posibilidad de vivir por tan módico precio cientos de vidas distintas a las suyas. “Luna de papel”  sin lagunas donde poder reflejarse.  El vértigo del folio en blanco.


Juan Luis Franco – Viernes Día 25 de Noviembre del 2016


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Rezaré



Cantaba Adriano Celentano su “Pregheró (Rezaré)” y ya sabíamos al escucharla que la vida, nuestras vidas, ya no serían la mismas. Después llegó Silvio y creó con esta canción el más bello canto que nadie nunca le dedicó a las Dolorosas sevillanas. Una plegaria de amor en forma de canción que cambia las ansiedades juveniles por el rezo de la madurez.  La vida se padece desde la incertidumbre y se goza desde las certezas.  Quien diga que no reza en momentos de desosiego que tire el primer rosario. Vamos de nuestro corazón a nuestros asuntos haciendo parada y fonda en los momentos de felicidad.  Canta Celentano que…”No tienes que odiar el sol / porque tú no puedas verlo / pero está ahí / ahora brilla sobre nosotros / sobre nosotros”. Rezaré, rezaremos, por los vivos y los muertos. Por nosotros los presente y por ellos los ausentes.  Entonaremos una oración que nos retrotraiga a la voz de los campos cuando las cosechas piden a gritos ser recogidas.  Haremos nuestro al Padre eterno (“Padre nuestro que está en los cielos”) y pediremos la salvación para María (“Dios te salve María llena eres de gracia”).  Rezaré para convencerme de que no todo está perdido.  Rezaré, rezaremos y desde los cielos infinitos Elvis nos cantará “Crying in The Chapel” (“Llorando en la Capilla”).


Juan Luis Franco – Miércoles Día 23 de Noviembre del 2016


martes, 22 de noviembre de 2016

Frío y hambre



Desde que los tiempos se cuentan por minutos, días, semanas, meses y años los pobres de solemnidad siempre se han visto atropellados por sus temidos y particulares caballos del Apocalipsis: el frío y el hambre.  En este caso el orden de los factores casi nunca altera la pobreza. Los pobres muy pobres (que hasta en esto tienen grados los humanos) le temen al invierno casi tanto o más que a la hambruna. El frío se mete en los huesos y hace castañear los dientes y el alma de los desfavorecidos por la fortuna. Tristemente y como un ejemplo palpable de que muchas veces las sociedades cambian las formas pero nunca el fondo los pobres se siguen muriendo de hambre y frío. A los indigentes que duermen en la calle la noche les persigue e intentan dormir arropados entre cartones y mantas viejas.  Si le les llega el sueño soñarán con haber conseguido vencer al frío en soñados y perdidos hogares con troncos de leña que en las noches invernales chisporretean acompasados. En la llamada “Etapa Hermética” del Flamenco (sus primeros compases históricos) -cuando era tan marginal como la pobreza- los flamencos siempre estaban arrecíos. Tenían frío en cuerpos y almas.  He conocido a lo largo de mi vida de aficionado y estudioso del Flamenco a muchos artistas ya mayores que, incluso en verano, todos usaban alguna chaqueta o chaquetilla. Sus comentarios sobre el particular aparte de unánime eran significativos.... “Hay que taparse miarma que tu no sabes lo malito que es el frío”.  Llevaban en sus genes la memoria de las calamidades atadas a sangre y fuego al ADN de sus ancestros.  Ahora cuando ya existen listas para viajar a la Luna los pobres se siguen muriendo de hambre y frío. Hace pocos días una anciana de 81 años ha muerto en Reus a causa de un incendio. No la mató el frío sino el fuego provocado por unas velas que sustituían a un miserable corte de fluido eléctrico. Vivimos en una sociedad inmisericorde donde los ricos aumentan su riqueza mientras que los pobres aumentan su pobreza. El Papa Francisco (¡alabado sea Dios por darle la palabra a este argentino del San Lorenzo de Almagro!) lleva tiempo denunciando este estado de cosas donde, como pasó siempre, la pobreza molesta por romper la estética de los que nunca lo han sido ni lo serán.  Frío y hambre; hambre y frío o lo que es lo mismo: la pobreza extrema llamando a las puertas de nuestras conciencias.


Juan Luis Franco – Martes Día 22 de Noviembre del 2016



lunes, 21 de noviembre de 2016

La Educación



“Antes, una carrera era todo lo que
necesitabas para conseguir un buen
trabajo; ahora hace falta también
un máster. ¿Dónde acaba? Supongo
que dentro de unos años tendrás que
ganar un Nobel para trabajar”
- Sir Ken Robinson –

Soy un firme convencido de que una buena Educación es –o debía ser- el soporte fundamental donde se vertebre una sociedad libre, responsable, solidaria y, lo más importante, con futuro. La gran contradicción es que se programa el devenir de los niños y los jóvenes sin tener en cuenta para nada la opinión de los mismos.  Son los adultos (políticos y financieros fundamentalmente) los que llevan a cabo esta programación donde en no pocas ocasiones priman sus particulares intereses en detrimento del conjunto de la sociedad. España que es en definitiva la que verdaderamente nos importa vive en una sucesión de fallidos planes educativos donde siempre prima lo ideológico sobre lo racional.  ¿En verdad quieren hacernos creer que todo gira en la creación -vía formativa- de ciudadanos libres y responsables?  ¿Para que le sirve a un joven de la actual generación una buena formación si sabe que su futuro estará allende nuestras fronteras?  El único intento serio que se produjo en este país para una Educación sensata, libre y responsable fue con la creación de la Institución Libre de Enseñanza (1876-1936) al amparo de intelectuales de la talla de Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate y Nicolás Salmerón.  Después pasó lo que pasó y se jodio el “invento”.  Llegó una larga y dura dictadura donde la Educación estaba al servicio del Poder y de los dogmas emanados del Sistema (Dios, Patria y Familia). Después llegó la ansiada Democracia y España ya lleva ¡siete leyes educativas!  Un auténtico despropósito que ha posibilitado que nuestro país (Andalucía ni les cuento) se encuentre a la cola del proceso educativo europeo (informe PISA). Los parámetros de nuestra Educación son patéticos y el abandono escolar sigue siendo el más alto de Europa.  Este es  un país, con tantos problemas para concensuar, donde nada que beneficie al común de los ciudadanos es previsible que ocurra.  Podemos creer en los ángeles pero no que encima vuelen por encima de nuestras cabezas.


Juan Luis Franco – Lunes Día 21 de Noviembre del 2016


sábado, 19 de noviembre de 2016

Curro Malena



Resulta deprimente que no pocas veces que citamos en este Blog a artistas del Flamenco siempre sea para constatar que la Dama de la Guadaña, antes de llevárselos, les ha invitado a bailar con nosotros la última Bulería de sus vidas.  Hoy, afortunadamente, cuando traemos a colación la figura del maestro lebrijano Francisco Carrasco Carrasco (Curro Malena para la mejor Historia del Cante Flamenco) es por un motivo lleno de gozo y satisfacción. Nos referimos a la concesión del premio “Leyenda del Flamenco” (V Edición) que le ha sido justamente otorgado a Curro Malena en la muy flamenca “Venta Vargas” de la localidad gaditana de San Fernando.  Curro sufrió hace unos años un ictus que le dejó seriamente mermado y soñando en su casa lebrijana con noches de gloria en los festivales de la Baja Andalucía. El cante de este lebrijano nos sabe a gloria bendita desparramada por las calles y plazoletas de su Lebrija natal y a vino ensolerado de viejas botas en bodegas sanluqueñas. Fiel seguidor del cante de Antonio Mairena siempre contó con las bendiciones del Maestro de los Alcores que lo consideraba (junto a José Menese) su alumno más aventajado. Cuando el pasado jueves lo veíamos sonreír -dentro de sus limitaciones físicas- en la “Venta Vargas”  con el trofeo en las manos rodeado de familiares y amigos era todo un canto a los gozos compartidos. Bien está que rindamos pleitesía en vida a los grandes Maestros del Flamenco. Curro Malena nos regaló con su cante noches inolvidables donde hasta les estrellas bailaban al compás de sus Romances por Bulerías.  Un Maestro, un lebrijano de muchos kilates y un cantaor para la Historia: Curro Malena.



Juan Luis Franco – Sábado Día 19 de Noviembre del 2016

www.tomadehoras.blogspot.com/      juanluisfranco@hotmail.com   

viernes, 18 de noviembre de 2016

Modelo de Ciudad



Los tiempos siempre aportan nuevos conceptos que priorizan el continente en detrimento del contenido.  Estamos inmersos, en todas las modalidades, dentro de eso que pomposamente llaman “marca España” y que trata de potenciar las grandes posibilidades que nuestro país ofrece –o más bien puede ofrecer- en todos los ámbitos posibles. Algo parecido a la Coca-Cola o los vuelos de Air-France. Una marca que en definitiva debe ser conocida allende nuestras fronteras.  Estas cosas no hacen más que corroborar que estamos instalados en el disparate. En nuestro ámbito más cercano –el local- ahora lo que se lleva es dilucidar sobre nuestro “modelo de Ciudad”. ¿Qué fuimos, que somos y que queremos ser? Toda una campaña de marketing llamada a resaltar el atractivo de esta Ciudad a la que llamamos Sevilla.  Pero, a que engañarnos, aquí los modelos de Ciudad  funcionan a niveles corporativos y todos arriman el ascua a su sardina.  Los “Depositarios de las Esencias” quieren un “modelo de Ciudad cerrado y proclive a sus intereses personales. Recuerdo el pasado verano cuando estos articulistas clamaron al cielo por el cierre de “La Alicantina” y no dedicaron una sola línea para denunciar el desahucio de “La Carbonería que, a la postre, se nos configura como uno de los centros culturales claves de Sevilla (por allí han pasado grandes personalidades del mundo de las Artes y la Cultura pero, para que engañarnos, allí paraban también una parte del “rojerío” sevillano). Tienen su particular modelo de Ciudad y lo demás, para ellos, son tonterías de iluminados progresista. Se apoyan en los excelentes escritores José María Izquierdo y Joaquín Romero Murube (de tarde de tarde también se acuerdan de Antonio Núñez de Herrera y de Manuel Chaves Nogales). Evidentemente nunca citan a, los también sevillanos,  Antonio Domínguez Ortiz (Maestro de maestros de historiadores españoles) y Emilio Lledó (Premio Nacional de las Letras Españolas-2014 y Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades-2015).  Mi sueño de modelo de Ciudad es el de una donde la gente encuentre y conserve un trabajo de calidad; los niños tengan cubiertas todas sus necesidades; los servicios sanitarios y educacionales funcionen; la gente joven talentosa trabaje entre nosotros y las tradiciones y las vanguardias convivan en completa armonía. Una Ciudad  limpia, culta y ordenada donde la Historia sea un fiel reflejo del presente y un atractivo añadido para el futuro. ¿Una utopía? Posiblemente, pero lo importante de los sueños no es que se cumplan: es que se tengan.  Modelo de Ciudad para todos y no para unos pocos.


Juan Luis Franco – Viernes Día 18 de Noviembre del 2016


miércoles, 16 de noviembre de 2016

Trío de ases


 

 

El fútbol ha experimentado en los últimos treinta años un cambio radical en cuanto a esquemas y filosofía de juego se refiere.  El laboratorio de este drástico cambio se ha producido, en distintas etapas, en la Ciudad Condal.  Primero fue César Luis Menotti (“El Flaco”) quien propuso una forma de juego donde prevaleciera el buen trato al balón, presionar cuanto más arriba mejor y una radical prohibición a los voleones innecesarios. Curiosamente y salvo la conquista de la Copa del Mundo por Argentina en 1978 la carrera de Menotti como entrenador está llena de irregularidades y prematuros ceses.  Después llegó Johan Cruyff  y aplicó el método “menotista” con la aportación de su experiencia con “la Naranja Mecánica” (la Selección holandesa).  Posteriormente y para cerrar este mágico ciclo futbolero apareció Pep Guardiola. Un jugador excepcional que supo reconducir como entrenador todo cuanto de bueno ocurría por los dominios del FC Barcelona.  Evidentemente sin disponer de los jugadores adecuados no todos los sistemas pueden triunfar.  Pero aquí concurrían unos músicos excepcionales y un Director de Orquesta no menos excepcional.  Después dos entrenadores con muchos años de fútbol a sus espaldas (Luis Aragonés y Vicente del Bosque) supieron recoger y rentabilizar el legado que llegaba a sus manos.  Lo que pasó  ya es de sobras conocido y ha dado lugar a que todos los Equipos (selecciones incluidas) del mundo quieran jugar como el Barcelona y la Selección Española. El Equipo blaugrana ha tenido durante unos gloriosos años el mejor centro del campo de toda la Historia del Balompié. Me refiero claro esta a Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Sergio Busquets. Los resultados deportivos de este singular trío son apabullantes y bien que se está notando en nuestra Selección la salida de Xavi Hernández. Cada uno desarrollaba una faceta dentro del campo y sabían combinar entre ellos de una manera absolutamente sincronizada. Xavi era el cerebro de donde dimanaba todo el juego del Equipo.  Iniesta ofrece un recital de talento y clase como pocas veces se ha visto en el mundo del  fútbol.  Busquets se sitúa delante de la defensa y es capaz de robar ochenta o cien balones, ponerlos de dulce y cometer tan solo tres o cuatro faltas. ¿Hay quien de más? Los buenos aficionados al fútbol somos plenamente conscientes de haber podido disfrutar con este trío de ases que, por si fuera poco, tienen un comportamiento ejemplar dentro y fuera de los terrenos de juego.  Afortunadamente el tiempo de los “tuercebotas” ha muerto.

 

 

Juan Luis Franco – Miércoles Día 16 de Noviembre del 2016

 

lunes, 14 de noviembre de 2016

Goma de borrar


 


La pasada semana la prensa local sevillana nos hacia desayunar con dos noticias que eran un claro exponente de la sociedad que nos ha “tocado en suerte”. La primera de ellas decía: “Investigan una paliza a un niño de 7 años por tres compañeros de colegio  La agresión ocurrida en el Colegio José María del Campo de Triana había sido llevada a cabo por compañeros del agredido y cuyas edades oscilaban entre los 8, 9 y 10 años. Se completaba la información diciendo que la policía ya había identificado a los agresores. No olvidemos que nos estamos refiriendo a niños cuyas edades están por debajo de los 10 años. La segunda noticia hacia referencia a un menor de 16 años de edad que había cogido el coche de alta gama de sus padres y se había estrellado con el mismo en La Palmera. Tenía una alta tasa de alcohol en sangre. ¿Hacia donde camina una sociedad con actitudes tan agresivas en gente que está todavía en los albores de la infancia o juventud?  Definitivamente el concepto judeo-cristiano de la familia ha sido desmantelado y en su lugar se ha creado un ente corporativo ambiguo y difuso tanto en el fondo como en la forma.  Estamos ante una nueva victoria del “progresismo de salón”.  Al final y de una manera ambigua y generalista siempre se termina culpando de todos nuestros males a la sociedad en su conjunto. No debemos olvidar que la sociedad se articula en torno a corporaciones (políticas, gremiales, sociales, religiosas y culturales) y a personas con comportamientos individualizados. Por tanto busquemos siempre responsabilidades de manera pormenorizada (grupos o personas) y no diluyendo las mismas en conceptos abstractos e interesados. Las sociedades desde el comienzo de los tiempos siempre han buscado su liberación a través de la ética y, casi siempre, se han visto encadenadas a golpes de violencia gratuita. Los intereses de grupos determinados posibilitan que todos los avances siempre sean perceptibles de ser corregidos con una nueva vuelta de tuerca (retroceso generacional). La manipulación de los seres humanos forma parte indisoluble de la Historia de los mismos.  Pero insisto, en los aspectos educativos busquemos culpables concretos (que los hay) tanto en el seno de algunas familias como en el  agresivo comportamiento de algunos individuos que luego son copiados por niños y jóvenes y, prioritariamente, en un sistema político que no sabe como reconducir en positivo la actual Educación. Si ponemos en el mismo rasero a agresores y agredidos (hoy un niño por miedo no irá a su colegio en Triana mientras que sus agresores si lo harán) nos haremos cómplices de esta perversa situación. Tirar balones fuera culpando a la Sociedad de todos nuestros males es el camino más corto para que las cosas empeoren. Goma de borrar para los “pecadillos” y hasta la próxima que, desgraciadamente, no tardará en llegar.

 

 

 

Juan Luis Franco –  Lunes  Día 14 de Noviembre del 2016

 

Candela viva






La fe tiene tantas vertientes como necesidades las personas que la practican.  Para unos es un antídoto contra los males de la existencia y para otros un salvoconducto que les llevará de la nada a la plenitud del alma. Lo cierto es que después de fallecer o bien existe el vacío más absoluto (una especie de desconexión existencial) o la pervivencia gozosa y  eterna del espíritu. No hay más pero tampoco menos. Las imágenes religiosas más queridas los son siempre por cercanas y, fundamentalmente, por atarnos amorosamente a nuestros ancestros más queridos. La Candelaria representa en mi caso la pervivencia en el tiempo de dos de mis seres más añorados: mi abuela Teresa y mi madre.  Mi abuela llegó a la calle Conde de Ybarra con veinte años y allí permaneció hasta su muerte cuando contaba ochenta y siete años de edad.  Mi madre aterrizó en la misma calle cuando contaba dieciséis años  y por allí anduvo enredada entre penas y alegrías más de cincuenta años. A ambas les unía una profunda devoción por la Virgen de la Candelaria y, ambas, supieron transmitirles este fervor a sus hijos y nietos. La Candelaria es el camino más corto que tengo para reunirme con las dos.  Miro extasiado su cara y en esa belleza tan sevillana queda reflejada cuanto de noble anida en mi persona. La visito con frecuencia y noto en sus cambios de vestimenta (¡esta guapa con todos lo colores!) el paso del tiempo y el avance de los días.  De hebrea; de riguroso luto o  esplendida presidiendo el Martes Santo en su paso azul y plata.  La Candelaria (para los candelarios) es la divina y humana plasmación de que todo permanece mientras tengamos el alma en candela viva. Todo cobra vida a través del intercambio de miradas: las nuestras que buscamos respuestas al presente y el futuro y la de Ella que siempre responde que nunca olvidemos el pasado. Somos conscientes de que un día, como tantos, pasaremos pero también los somos de que Ella seguirá, con el brillo de sus ojos, aventando esta candela que nunca se apagará del todo.  Un faro luminoso que nos guía por los mares de los sueños entre gozos y penas.  Sin Ella nada sería igual y nuestra orfandad nos resultaría insoportable.





Juan Luis Franco - Lunes Día 14 de Noviembre del 2016



sábado, 12 de noviembre de 2016

Cristóbal



Todos los humanos tenemos -o debíamos tener- un círculo sentimental para que nuestra andadura terrenal sea lo más gratificante y placentera posible.  Curiosamente en no pocas ocasiones quedan fuera de ese mágico círculo personas de tu misma sangre y se anclan para siempre otras que no lo son.  La vida, los años y las circunstancias nos terminan poniendo a cada uno en nuestro sitio natural.  En ese círculo afectivo -el mío- tiene un espacio desde hace muchos años Cristóbal "El  farmacéutico".  Si al cruzar la SE-30 y entrar en los confines de la Barriada de Pino Montano preguntas por Cristóbal te mandarán seguro a la farmacia.  Son más de cuarenta años los que lleva allí dando a diario una lección de civismo, educación, bondad, solidaridad y profesionalidad.  Los dos Cristóbal más famosos que conozco (por razones obvias omitiré al de Hacienda) son descubridores. Uno descubrió América y el otro, a través de la amistad, descubrió los estragos de algunos fármacos en el aparato digestivo.  Ayer viernes, el mismo día que causaron baja definitiva Leonard Cohen y Francisco Nieva, me llama Cristóbal para anunciarme que se jubila (eso si, una jubilación a lo Cospedal: en diferido). Costará trabajo imaginarse la vida cotidiana de esta Barriada sin la presencia de Cristóbal en la Farmacia.  Para definir la personalidad de este sevillano de bata blanca recurriré a lo que un día me dijo un vecino: "Fíjate si Cristóbal será buena gente que hablan bien de él hasta los "ciezos" del Barrio".  Recuerdo un 6 de enero que se me antoja ya lejano en el tiempo cuando lo vistieron de Rey Mago y lo subieron en una carroza para pasearlo por la Barriada.  Aquel día pudimos comprobar como se podían hermanar la altura física y la moral.  Cada cierto tiempo me suele pasar la ITV y como buen amigo siempre es portador de buenas noticias. Me dice que el colesterol y los triglicéridos están dentro de los parámetros normales. La tensión arterial es correcta y el nivel de glucemia posibilita que cada tarde pueda atacar a las sultanas de coco y a las magdalenas de chocolate. Cristóbal  forma parte de esas personas que viven y son felices ayudando a los demás. Le tengo tanto aprecio que hasta puedo perdonarle el que algunas veces (como muchos sevillanos) me llame José Luis.  Con su jubilación no puedo evitar acordarme de la letra de un Fandango que dice: "Aunque me voy no me voy / aunque me voy no me ausento / porque me voy de palabra / pero no de pensamiento".  Suerte amigo y disfruta de tu familia, de tus muchos amigos y de esta hermosa y única Ciudad. 


Juan Luis Franco - Sábado Día 12 de Noviembre del 2016



viernes, 11 de noviembre de 2016

Los referentes


 

El Flamenco (como el Arte y la Cultura en general) siempre ha respondido en sus elementos éticos y estéticos a la época que le ha tocado vivir.  Separar a un artista de su contexto social y cultural es tan estéril como inadecuado.  Recuerdo en el pasado julio un excelente artículo de Manolo Bohórquez (www.expoflamenco.com) sobre los referentes en el Cante Flamenco. Con la agudeza y la capacidad que le caracteriza situaba acertadamente los referentes flamencos del Cante en seis etapas. 1) El Planeta y El Fillo.  2) Silverio y Tomás el Nitri.  3) Antonio Chacón y Manuel Torres. 4) Pastora Pavón y Manuel Vallejo. 5) Pepe Marchena y Manolo Caracol.  6) Antonio Mairena y Juan Valderrama y  7) Enrique Morente y Camarón de la Isla. En la actualidad y sin tener muy claro si esto es positivo o negativo no tenemos referentes cantaores que marquen las pautas a seguir. Cuando los referentes son fuentes donde beber el agua de lo verdaderamente genuino bien está que existan pero si son utilizados para copiarlos sin matices mal andamos. ¿Cuántos imitadores ha tenido Camarón, el genio de la Isla, desde su muerte?  El Cante Flamenco en la actualidad goza de muy buena salud y hay una docena larga de jóvenes cantaores/as de verdadera enjundia.  Los conocimientos y los niveles de formación de lo artistas actuales son diametralmente distintos a las generaciones anteriores. ¿Mejores…peores? No, simplemente de distintas épocas cuyas circunstancias sociales y culturales son distintas.  Lo que hoy carece de sentido (por obsoleto) es encastillarse en la “Fortaleza de la pureza” para reivindicar tiempos pasados. ¿Quién manda en el Cante Flamenco actual?  Sin duda el que tenga mayor poder de convocatoria y ese es uno nacido en Badalona llamado Miguel Poveda.  ¿Es el mejor?  No, yo no diría tanto pues el libro de los gustos (y de los disgustos) siempre está en blanco.  En el Toreo actual manda José Tomás pues llena todas las plazas donde torea.  Alejandro Sanz es el cantante pop español que mayor capacidad tiene para poner a rebosar todo tipo de recintos.  ¿Son los mejores en sus especialidades?  No lo se. Pero los nombres de Miguel Poveda, José Tomas y Alejandro Sanz suponen en la actualidad una garantía de éxito. Pero, para que engañarnos, en un país como el nuestro a los triunfadores siempre se les tuvo (y se les tiene) en el punto de mira.  Puede que sea un bicho raro pero mi capacidad de emoción flamenca se nutre de la Paquera de Jerez pero también de Marina Heredia.  La capacidad de emocionar es intemporal.

 

 

Juan Luis Franco – Viernes Día 11 de Noviembre del 2016

 


 

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Que experimenten ellos






En el pasado verano y dentro de una serie de acontecimientos de auténtica tragedia ocurrieron también casos singulares que, siendo anecdóticos y sin  llegar al salvajismo asesino que nos invade, son paradigmáticos de que vivimos en una sociedad enferma. Se incautaron en Alcalá de Guadaira (me gusta más “de los Panaeros”) una alijo de droga de la llamada “caníbal”. Un tipo de droga que produce graves episodios de pánico, efectos irreversibles y con una clara inducción al canibalismo (de ahí el nombre de la droga). Los estragos que provoca esta droga en cuerpos y mentes son absolutamente demoledores. Pero queda claro de que cuando se vende es que existen personas dispuestas a comprarla.  Por otra parte leo en la prensa una de las ultimas “novedades” -vía contacto por Internet- de esto que la progresía llama libertad sexual. Se ponen en contacto (sin conocerse de nada) dos personas de distinto (o del mismo) sexo para tener relaciones sexuales.  La novedad es que se citan en espacios públicos (preferentemente parques) y allí previa comprobación de la ropa que los identifica echan un…. por la vía rápida y al amparo de la vegetación. Luego se visten deprisa y se marchan velozmente sin decirse adiós ni mirarse a la cara.  Si esto no son síntomas de que vivimos en una sociedad neurotizada y con una pérdida de valores alarmantes que venga Dios y lo vea.  Existe una degradación permanente y progresiva donde los ilusos que todavía defendemos los valores y principios heredados de nuestros mayores somos considerados obsoletos y trogloditas.  Bien está que a cada persona se le respete su orientación sexual y, como no pude ser de otra forma,  sus creencias ideológicas y/o religiosas. Debemos defender una sociedad donde la buena convivencia sea la brújula que marque la vida de las personas (individuales o grupales).  Pero vamos, de eso a tomarse una droga que pueda provocar que muerdas a un vecino en el ascensor o quedar con un/a desconocido/a en un parque para desarrollar un Kamasutra vegetal existe un abismo. Hace unos años nos vendieron la “experimentación” como un aditamento imprescindible para nuestras vidas y así nos va. Todo era susceptible de ser probado.  Pues llegado a este punto debemos plantarnos y decir….”que experimenten ellos”.





Juan Luis Franco – Miércoles Día 9 de Noviembre del 2016



martes, 8 de noviembre de 2016

Pepa la de Benito

 

 
 
A través de mi colega de sentires flamencos Manolo Bohórquez (crítico flamenco de “El Correo de Andalucía”) me llega la triste noticia del fallecimiento de Pepa la  de Benito. Josefa Peña Reyes se llamaba esta utrerana de hondos sentimientos humanos y flamencos.  Había nacido esta cantaora de paredes encaladas y cantes guardados en la intimidad de los hogares gitanos de la Baja Andalucía en Utrera Corría el año de 1937.  Nieta del mítico Fernando Peña “El Pinini” (“La calle Nueva se ha alborotao porque el Pinini se ha emborrachao”). Fue su primo el añorado guitarrista lebrijano Pedro Bacán el que la animó a subirse a los escenarios. En ellos y bajo la sabia guitarra de Antonio Moya siempre nos dejaba muestras de un cante ancestral libre de conservantes y colorantes.  Curiosamente y por esas contradicciones a las que tan proclive es nuestra tierra gozaba de un mayor predicamento en Francia que en la tierra que la vio nacer. Corta es su discografía pues ella asumía en el directo toda la grandeza de su Arte.  Era una  buena persona en el más noble y amplio sentido del término.  Una excelente madre y una excelente esposa que se lleva con ella un Cante -su Cante- que nace de las profundidades de la tierra y que nos redimía en nuestra condición de eternos andaluces. Descanse en paz y que Dios la bendiga a ella y a nosotros por haber tenido el placer de haberla podido conocer y escuchar.  Pepa la de Benito por siempre en nuestra memoria sentimental. Se van ellos y nos quedamos nosotros mirando cada amanecer la lista de bajas.  Estar o no estar he ahí la cuestión.
 
 
Juan Luis Franco – Martes Día 8 de Noviembre del 2016
 

Libertad sin ira






Cada día que pasa se muestra más patente que insultar, eso si, desde el anonimato se está convirtiendo en una perversa costumbre. Las Redes Sociales, los comentarios a los artículos de los periódicos o los buzones de voz de la radio son el caldo de cultivo donde depositar las perversas dosis de veneno. Esta gente es atemporal y siempre, independiente de la época que les ha tocado vivir, funcionan a través de la insidia, el rencor y la inquina.  Tiran piedras con el único empeño de derribar los tejados ajenos mientras el suyo permanece a salvo y oculto.  Estos viles comportamientos nada tienen que ver con el sano y necesario ejercicio de discrepar en cualquier faceta de la vida. El pasado viernes día 4 de noviembre fue un gran día para la Historia sentimental de la Ciudad.  El Señor del Gran Poder amaneció ese día en el interior de la catedral hispalense para dar una muestra vital de cual es el rostro de la Misericordia. Ese día, después de pasarme a verlo, estaba charlando en la calle Alcaicería con mi amigo Antonio González cuando me comenta que unos minutos antes se había recibido en el buzón de voz de Radio Sevilla un comentario (anónimo evidentemente) que se manifestaba en los siguientes términos: “Es una gilipollez que en esta Ciudad de catetos llamen Señor de Sevilla a un trozo de madera”.  Asumiendo en positivo la manera de pensar de los demás y en aras de la defensa de la dialéctica lo correcto al expresarse hubiera sido más bien lo siguiente: “Buenos días, me llamo....... y asumo sin complejos que el Gran Poder es de una gran belleza estética y fuente de fe para miles de sevillanos/as del ayer, el hoy y el mañana pero, aparte de esa necesaria apreciación, entiendo que no deja de ser una imagen de madera que poco o nada puede aportar al discurrir de los avatares existenciales de las personas”. Dicho así sería una opinión absolutamente respetable pero no le pidamos peras al olmo. Esto es mucho discurrir para membrillos integrales a los que solo les mueve el rencor y la capacidad de producir daño hiriendo sensibilidades. Auguraban que con la entrada de la Democracia la Semana Santa sevillana caería en picado y sería marginada por la mayoría de los sevillanos. Evidentemente, y a las pruebas me remito, ha ocurrido todo lo contrario. La ida y la vuelta del Señor de Sevilla este pasado fin de semana han supuesto una multitudinaria manifestación de fe sevillana desarrollada con un altísimo nivel de civismo y recogimiento. Comprendo que estas cosas les terminen jodiendo a unos pocos resentidos. La libertad, en todas sus variantes, es uno de los bienes más preciados del que pueden disfrutar los humanos. Tener ideas y confrontarla con respeto a las de los demás es algo que se me antoja absolutamente fundamental. Nadie está en posesión de la verdad absoluta. Las creencias –o no creencias- no configuran por si solas a una buena –o mala- persona.  Estoy seguro de que quien dejó en el buzón de voz de Radio Sevilla un comentario tan soez tendrá una madre o tuvo una abuela que, sin ningún género de dudas, consideraban –y consideran- que el Gran Poder es el único que merece llamarse Señor de Sevilla.  Demostrado queda que el sectarismo es una enfermedad que se cura escuchando, leyendo y/o pensando. Libertad siempre pero, necesariamente, sin una dosis de ira añadida.





Juan Luis Franco – Martes Día 8 de Noviembre del 2016





lunes, 7 de noviembre de 2016

La Barbarie






En mi ya larga carrera de cinéfilo una de las películas que me ha causado un mayor impacto emocional ha sido sin lugar a dudas “Apocalypse Now” (1979). Película basada en una novela de Josep Conrad (“El corazón de las tinieblas”).  Estamos, a que dudarlo, ante una de las obras maestras de la Historia del Séptimo Arte. Una dirección absolutamente magistral de Francis Ford Coppola y unos intérpretes con Marlon Brando a la cabeza en permanente estado de gracia. Trata de la barbarie residual de la Guerra del Vietnam. Un capitán en un estado lamentable de degradación moral recibe de las autoridades militares un último encargo. Debe adentrarse con un reducido grupo (todos “colgaos” como consecuencia de los avatares de la Guerra) por la selva a través de un tenebroso río para encontrar el refugio y matar al Coronel Kurtz (Marlon Brando). Este se ha convertido en una especie de gurú y ha creado su propio ejército al margen de los mandos y del poder establecido. El Coronel Kurtz (con una hoja de servicios intachable y llena de condecoraciones) reina en una colonia donde manda el caos y la irracionalidad más aberrante. De tanto convivir con la barbarie institucionalizada ha decidido crear la suya propia. Esto es lo que los mandos consideran extremadamente peligroso: emplear la barbarie bajo el imperio de la ley es lo “natural” pero nunca se puede hacer al margen de lo legalmente establecido.  La barbarie, individual o institucionalizada, es siempre la barbarie y las victimas inocentes suelen ser las mismas. La emplea un asesino, fanático y fundamentalista, que a titulo individual (arropado por unas ideas perversas) mata salvajemente a muchos inocentes.  También unos bombarderos (con ordenes de los altos mandos) que lanzan bombas a poblaciones civiles donde se suponen viven algunos terroristas y que se llevan por delante la vida de seres inocentes. Vivimos instalados en el caos y convivimos con la barbarie por mucho que nuestros gobernantes traten de tranquilizarnos con falsas y vanas proclamas.  El fanatismo planea sobre nuestras atribuladas cabezas y mal haremos en considerar que esto no va con nosotros. La barbarie acechándonos agazapada por las esquinas.





Juan Luis Franco – Lunes Día 7 de Noviembre del 2016



viernes, 4 de noviembre de 2016

Gran Poder  




Llevas prendida en tu mirada
el dolor eterno y solidario;
tus años se cumplen por siglos
y tu tiempo es nuestro tiempo.

Tu fiel Infantería es un ejército
de corazones sedientos de fe
y proclives a la melancolía.

Sales poco por la Ciudad
pues es verdad que como
en casa de uno en ninguna parte.

Has conseguido que te adoren
hasta los descreídos y los fariseos.
Nadie puede soñarte en las tinieblas
ni negarte siquiera las Tres veces de Pedro.

Enhebras el hilo sevillano de la vida
en mantones de viejas cigarreras;
nos preguntas por el tiempo de fuera
y nosotros a Ti por el de dentro.

Tu Poder es Grande no por divino
sino por como lo ejerces con nosotros.
Tu Reino si es de este mundo
y eso es algo que sabemos desde la cuna.


Juan Luis Franco – Viernes Día 4 de Noviembre del 2016

jueves, 3 de noviembre de 2016

De  Manolete a José Tomás






El Toreo, los Toros, es una de las pocas Fiestas de gran calado sentimental que le queda a la vieja Europa.  Que duda cabe que entre los interesados ataques foráneos y la indiferencia que se nutre del pasotismo de los de dentro la cosa pinta mal. Poco trabajo me cuesta  en dialogar  y/o debatir con personas de buena fe que creen que los Toros se deben abolir por el maltrato animal que ocasiona.  Otra cosa bien distinta es las campañas antiespañolas orquestadas contra la Madre Patria para convertirla en una Madrastra apátrida. Tema que  ya resulta cansino y repetitivo en un dialogo de sordos dentro de una España que se desvertebra desde la sinrazón y el fundamentalismo. En la Fiesta de los Toros están reunidas de manera armoniosa todas las Artes. Es una lucha noble en un escenario perfecto para morir o matar desde la belleza.  Una de las imágenes más hermosas que la naturaleza nos ofrece es la vida en el campo del Toro de Lidia.  Vive en completa libertad y goza de unos cuidados de los que no disfruta ningún otro animal. Se argumentará....”Si, vale, pero en definitiva lo están preparando para matarlo en una Plaza ante el divertimento de la gente”. Pero, podríamos preguntarnos si existe algún animal que no sufra acoso y derribo hasta su muerte. En una sociedad carnívora como la actual hablar de la muerte de un animal en concreto me parece un mero ejercicio de hipocresía. Vivimos una época donde todo se configura en clave de cruzadas. ¿Alguien cree de verdad que si los Toros fueran la Fiesta Nacional de Cataluña no habría toros en Barcelona?  El Toreo se manifiesta como un oasis de hermosa tradición en una España proclive en la actualidad a su desnaturalización. Personajes de antaño como Manolete o su versión contemporánea en la figura de José Tomas nos dan una dimensión de cómo el hombre es capaz de coquetear con la muerte a través de la estética y la armonía.  Héroes populares de antaño hoy son relegados, de manera torticera, a la categoría de matarifes. El concepto de pueblo ha sido hábilmente manipulado hasta convertirlos en eso que se llama ciudadanía. Todos son conceptos huecos en el fondo y estentóreos en las formas. Espero no vivir la suficiente para ver desaparecer la Fiesta de los Toros.  Fue una de las grandes herencias que me dejó mi padre (la otra fue el Flamenco) y créanme si les digo que nunca conocí a una persona más amante de los animales.   De Manolete a José Tomás.





Juan Luis Franco – Jueves Día 3 de Noviembre del 2016



miércoles, 2 de noviembre de 2016

Santidad y Orfandad






“No se lo que tienen las flores

llorona, las flores de un camposanto,

que cuando las mueve el viento

llorona parece que están llorando.



El mes de Noviembre siempre arranca con velas de santidad y lágrimas de orfandad.  De los santos nos acordamos en momentos puntuales para recabar sus favores y bondades. A los muertos, cuando son queridos y añorados, los recordamos en los momentos más diversos y de las formas más insospechadas.  Los días 1 y 2 de Noviembre son los preámbulos del convencimiento de que nada es eterno y de que tan solo la fe puede salvarnos del naufragio de cuerpos y almas.  Vivimos agarrados al mástil de la Esperanza para que al final todo cobre sentido. Cuando hace veinte años que cumpliste el medio siglo son ya muchas las queridas ausencias en esto que llaman el ejercicio de vivir.  Día de Todos los Santos y Día de los Fieles Difuntos. Con una notable diferencia: alcanzar la santidad es algo excepcional mientras que morirse está al alcance de cualquiera. Los santos nos piden lealtad para sumarnos a su causa y los difuntos fidelidad para que con nuestro recuerdo nunca se nos mueran definitivamente.  No existe una Ciudad en el mundo que, como Sevilla, sepa conjurar mejor ritos con tradiciones.  Es una Escuela que desde niños nos enseñan nuestras abuelas y madres en el camino que va y viene a San Lorenzo. Empiezan a correr los días de Noviembre y lo hace como pasó siempre con su carga de Santidad y Orfandad.  La Ciudad, los días y, sobre todo, las noches de inciertos amaneceres.  La vida misma.





Juan Luis Franco – Miércoles Día 2 de Noviembre del 2016