miércoles, 25 de mayo de 2016

Rezaré




“Olvidarán mis días
Su abanico de humo
Y un ángel lo abrirá
Una noche ya mustio”

- Luis Cernuda -

Rezaré, rezaremos por los muertos y sobre todo por los vivos. Cuando ya ni los rezos logren salvarnos de los naufragios todo estará irremediablemente perdido. Somos los hijos del agobio y fue la incertidumbre quien alumbró nuestras noches de blanco satén. Nuestras abuelas nos enseñaron a rezar; nuestros padres a ser personas decentes; nuestros hermanos a fumar y nuestras novias a ser prudentes. Guardamos las estampas sobrantes de la primera comunión en las latas de carne membrillo y ya, definitivamente, nos olvidamos de rezar. Nuestras dolorosas, las vírgenes sevillanas, se nutrían de nuestros rezos y las dejamos solas con el eterno dolor de las madres. Buscamos adoquines en las montañas y flores silvestres en las anchas avenidas. Confundimos las voces con los ecos y, como la paloma de Alberti, el mar con el cielo. Ahora navegamos entre el miedo y la vergüenza de que nos escuchen susurrar un “Dios te salve María”.  Me lo decía mi abuelito, me lo decía mi papá, me lo dijeron muchas veces, y lo olvidaba muchas más”. Tenemos el pragmatismo colgado en el perchero de la entrada y ya no podemos usarlo ni en los días de zozobra. Rezaré, rezaremos por los muertos y sobre todo por los vivos.





Juan Luis Franco – Miércoles Día 25 de Mayo del 2016





martes, 24 de mayo de 2016

Juanito Valderrama






Hoy, 24 de mayo del 2016, se cumplen cien años del nacimiento del ciudadano andaluz don Juan Manuel Valderrama Blanca, Juanito Valderrama para lo más granado de la Historia del Cante Flamenco.  Falleció en Espartinas (Sevilla) el 12 de abril del 2004. Cantaor completísimo poseedor de una voz prodigiosa y unos conocimientos realmente apabullantes de todos los cantes.  Un artista fundamental en la durísima posguerra española  y que, como otros, representaron un auténtico bálsamo para paliar las calamidades que padecían las clases populares.  Hizo exitosas incursiones en el mundo de la canción andaluza (El Emigrante, Su Primera Comunión…) y a esto se agarraron los fundamentalistas del Flamenco para negarle el pan y la sal de sus grandes dotes de cantaor. La popularidad de Valderrama era tal que le llevó a interpretar siete películas (todas al servicio de su privilegiada garganta).  Era una persona entrañable y con una dimensión humana verdaderamente admirable.  Siempre hablaba bien de sus compañeros y nunca se negó a ayudar a algunos de ellos caídos en desgracia. Su vida y su obra forman parte indisoluble de la memoria sentimental de todo en pueblo y esa es la mayor gloria a la que puede aspirar un artista.  Juanito Valderrama era un excelso andaluz nacido en Torredelcampo (Jaén) y que eligió el Aljarafe sevillano para vivir sus últimos años rodeado del cariño de los suyos y la admiración de los muchos que le apreciábamos. Un artista intemporal y que, afortunadamente, ha sido rescatado por las nuevas generaciones de artistas y aficionados flamencos. El tiempo, que a la postre es el juez inapelable de casi todo, lo ha colocado definitivamente en el olimpo de los grandes del Cante Flamenco.  ¡Gloria eterna a Juanito Valderrama!





Juan Luis Franco – Martes Día 24 de Mayo del 2016







lunes, 23 de mayo de 2016

Madurez






En nuestro país y como consecuencia del aburrimiento que invade a algunos de nuestros políticos se inician debates con un corto recorrido. Como dirían los antiguos se trata de marear la perdiz. Se aburren y eso siempre es mala cosa.  Hace unos días sacaron de nuevo el tema de si no habría llegado el momento de rebajar la edad para votar a los 16 años. Se daba por hecho de que en la actualidad a esas edades nuestros jóvenes ya son perfectamente maduros.  Si algo me ha demostrado la experiencia es que la madurez no es solo una cuestión de tiempo.  Conozco a jóvenes, hijos o nietos de amigos míos, que son plenamente conscientes de donde viven y de todo cuanto les rodea. Me reafirma en mi creencia que es la mejor generación que nunca ha tenido este país. Como contrapartida trato a personas que hace tiempo que peinan canas y padecen una supina inmadurez. Estúpidos integrales para llamar a las cosas sin tapujos. Debemos asumir por tanto que  el proceso de maduración de una persona es complejo y sujeto a distintas consideraciones.  Ni todos los ancianos por el hecho de serlos son sabios ni todos los jóvenes son pardillos desorientados.  ¿Deberían por tanto los jóvenes votar a los 16 años de edad? Sinceramente creo que hacerlo les daría un plus de responsabilidad y el sentirse participes del devenir de su país. Achacar para negarles el voto la inmadurez es tratar de meterlos a todos en el mismo saco.  Luego, como todo en la vida, los resultados serán imprevisibles.  Por ejemplo en Austria, donde se puede votar a los 16 años, la tercera fuerza más votada es la extrema derecha más radical.  ¿Pero esto es solo consecuencia del voto joven o de una política nefasta de conservadores y socialdemócratas que empuja a la gente a los extremos?  Conozco a gente joven que hace muy poco sobrepasaron la barrera de los 16 años y que están perfectamente preparados para votar. ¿Qué existen otros muchos que viven en el limbo y el pasotismo? Evidentemente pero no culpemos a los jóvenes por el simple hecho de serlos. La compleja madurez siempre está llamando a nuestras puertas.  Algunos, a pesar de los años, nunca se enteran.





Juan Luis Franco – Lunes Día 23 de Mayo del 2016