lunes, 2 de mayo de 2016

La Muchacha del Acordeón




 


Debe tener entre diecisiete y dieciocho años. Es una muchacha a la que se le percibe una frágil belleza de juventud castigada por circunstancias ajenas a su persona. No me cabe duda de que es extranjera en una tierra -la nuestra- donde nunca se le pidió a nadie que explicara de donde venía y hacia donde dirigía sus pasos. Toca el acordeón en la sevillana calle Sierpes sentada en una banqueta testigo fiel de sus andanzas sonoras.  Lo toca maravillosamente bien y mientras lo hace solo levanta su cabeza para esbozar una leve sonrisa cuando suena alguna moneda en el platillo que tiene a sus pies. Solo toca temas muy populares y la interpretación que hace del “Tema de Amor” de la película “El Padrino” me parece de una gran belleza. Difícilmente soy capaz de pasar delante de un músico callejero sin depositarle alguna monedilla. Valoro de manera extraordinaria el color musical que ponen estos urbanitas del compás en las calles céntricas de una Ciudad que nació para la Música y la Poesía. Quizás por una deformación lectora el acordeón es un instrumento musical que siempre me lleva al París de la bohemia; al Sena brumoso de novelistas soñando en las buhardillas y a las noches otoñales de fríos y desamores. Esta muchacha me conmueve y desde la atalaya de mis ya muchos años vividos la veo como si fuera un naufrago que utiliza su acordeón como tabla de salvación. Sin duda habrá llevado una dura vida llena de privaciones e ignoro cuando y quien le enseñó a tocar el acordeón. Toca la muchacha del acordeón el “Tema de Amor” de Nino Rota y me imagino a Michael, el hijo preferido de don Vito Corleone, enamorado hasta las trancas de un bellezón siciliano. Al final esta muchacha nos viene a decir con sus notas que en la vida todo termina cuadrando y por eso Sicilia y Sevilla empiezan con S.  Dios bendiga y le de suerte en la vida a la bella Muchacha del Acordeón. La Ciudad atrapada para siempre por los dulces acordes callejeros.  Que nunca pare la Música.

 

 

Juan Luis Franco – Lunes Día 2 de Mayo del 2016

 

viernes, 29 de abril de 2016

Bordadoras




 

Mi Tía-Abuela Concepción Fernández del Toro (hermana de mi abuela Teresa) fue una maestra bordadora realmente excepcional. Su obra puede contemplarse cuando cada Domingo de Ramos la Virgen del Socorro de la Hermandad del Amor pasea palio y manto por las calles sevillanas. Mi tía Carmela (Carmen Franco Fernández) fue su alumna más aventajada y a su aguja y dedal le debemos mis hermanos y yo que nuestra infancia fuera más placentera dada las duras circunstancias que la época propiciaba. Son dos de las mujeres que más recuerdos sentimentales propician en mi alma de cartabón y significan un eficaz refugio de cariño soñado y compartido. Ninguna de las dos tuvo hijos pero fueron un claro exponente de que para algo están en vida los sobrinos. Ambas tenían los ojos celestes del color del cielo de Sevilla y ambas tenían a la bondad más infinita como compañeras de viaje. Ensartaron en hilos de oro una historia que a la postre era la suya, la nuestra y la de la Ciudad. Nos dejaron a sus sobrinos una Hoja de Ruta que sería de necios dejarla algún día.  Aunque mil años no vuelvan / yo seré como la mimbre / que la bambolea el aire / pero se mantiene firme”. Un triste día se fueron para siempre y nos sentimos huérfanos de soles y lunas. Con ellas dos estelas del firmamento sentimental se quedaron para siempre flotando en nuestro universo más noble. Ejemplificaron de manera permanente la bondad y el amor por Sevilla.  Eran, son y serán para la eternidad dos bordadoras sevillanas.

 

 

Juan Luis Franco – Viernes Día 29 de Abril del 2016

 


 

jueves, 28 de abril de 2016

Punto muerto




 

“En la vida hay amigos íntimos, amigos,

conocidos, adversarios, enemigos,

enemigos mortales y…compañeros de partido”

- Giulio Andreotti -

 

Era más que previsible que para el 26 de junio estábamos irremediablemente abocados a una nueva Convocatoria Electoral.  Todos los intentos negociadores llevaban el marchamo del fracaso en el ADN de los partidos políticos.  Posiciones irreconciliables donde todos (algunos de forma descarada) daban prioridad a catar el Poder en primera persona. Eso que llaman el bien común o los intereses generales de los ciudadanos no dejaba de ser para todos la “excusa perfecta”. Lo realmente sorprendente es como los recién llegados se parecen cada vez más a los mismos que abiertamente critican.  Dada que mí condición es bastante proclive a manifestarme en completa libertad y de manera directa y responsable diré que el acuerdo (Pacto) al que llegaron PSOE y CIUDADANOS me sonaba bastante bien (tanto en la música como en la letra). El problema es que numéricamente (131 diputados) no daba para poder formar gobierno. Pedirle la abstención a quienes (legítimamente por otra parte) solo quieren catar el poder enfundados en chándal venezolano no dejaba de ser un ejercicio de suprema inocencia. Derecha o Izquierda son términos que hoy, en no pocas ocasiones, quedan difuminados por comportamientos contradictorios. España vive una situación alarmante en cuanto a derechos sociales y laborales se refiere y la diferencia entre ricos y pobres cada día se agranda más. El PSOE-A lleva gobernando en Andalucía desde ¡1978! y esto no ha impedido que nuestra tasa de paro sea con diferencia la más alta de España (con un paro juvenil de auténtica vergüenza). Los múltiples casos de corrupción acaecidos en el seno de los “populares” (todos mal gestionados desde la cúpula) y su manera de gobernar castigando a los más desfavorecidos pide a gritos una “travesía en el desierto”. La repetición de las Elecciones supone un verdadero fracaso y presenta unas expectativas ciertamente preocupantes. Aunque resulta obvio resaltar que siempre será preferible votar dos veces que no poder hacerlo ninguna por así mandatarlo un sistema político dictatorial. Gastaremos una millonada en la Campaña Electoral  y este dinero haría falta para cubrir necesidades básicas y elementales de una parte considerable de la población española. Por otra parte es más que previsible que diputado arriba o diputado abajo los resultados sean bastante parecidos. ¿Volveremos entonces a poner a cero el contador de las negociaciones para posibles pactos?  ¿Quiénes dirán sí donde antes dijeron no?  Un verdadero laberinto democrático donde al final todos saldrán con las caretas sin las gomillas.  España es hoy un coche en punto muerto donde nadie quiere ponerlo en marcha sin que “los suyos” estén sentados al volante. Veremos si esto arranca de una vez.

 

 

Juan Luis Franco –  Jueves Día 28 de Abril del 2016