sábado, 16 de febrero de 2013

Poema de Antonio Fernández Montes


Un Vía-Crucis Cofrade”

Ya Sevilla en su Cuaresma
Su Pasión va deshojando,
En Vía-Crucis de amor
Con el fervor de sus Pasos.

Sus Imágenes Benditas
Abren surcos del alma alto,
Y a hombros de sus hermanos
Costaleros de arte Sacro;
Con sus Divinas presencias
Entre rezos y entre llantos.

En el Huerto los Olivos
Jesús al cielo mirando,
Y el “Rosario” de su Madre
Que detrás viene rezando;
De su amada Monte-Sión
Al sublime itinerario.

Con gloriosa “Redención”
Del Barrio de Santiago,
Fue Jesús preso y vendido
Por un Judas traicionado;
En el “Rocío Divino”
De una Madre en su letargo.

Y Jesús ante Caifás
Fue prendido y fue llevado,
Y una Madre en su “Salud”
Consuelo de San Gonzalo;
Hace vibrar corazones
Detrás de su hijo amado.

Después del malvado “Anás”
Es Cautivo y humillado,
Pero un Carmen Doloroso
Con rezos lo ha consolado,
Y el amor de Omnium  Sanctorum
A sus plantas se ha postrado.

Del Huerto “Getsemaní”
“Cautivo” y amordazado,
Te llevan Jesús Divino
Ante un Sanedrín malvado;
Y tu amada “Torreblanca”
A su Templo te ha llevado.

En tu ventanita Santa
San Esteban te ha colmado,
De rezos y de oraciones
Para tu llanto sagrado;
Y en una peña de lirios
Tus hermanos te han sacado.



¡Mi Jesús de la Salud…
Nazareno bronceado!
Señor de la Madrugada
Redentor de los pecados;
Gitano en el Vía-Crucis
Desde el Valle consagrado.

Que ilumine “El Salvador”
Un firmamento estrellado,
Y a Jesús de la Pasión
Su rostro sea iluminado
Con luz divina en el cielo
Y con ángeles alados.

Y en la Plaza San Lorenzo
Sevilla se ha arrodillado,
A “Jesús del Gran Poder”
De sus fieles rodeado;
En silencio impresionante
Y en un suspirar callado.

Sentado va con “Sus Penas”
Jesús mira al Cielo orando,
Y una estrella “Dolorosa”
Sigue sus pasos llorando;
Ante el llanto de Triana
Sevilla lo está esperando.

Entre “Dimas y entre Gestas”
Cristo en “Conversión” hablando,
Y al buen ladrón que suplica
Ya lo escucha perdonando;
Y una Madre en “Monserrat”
Sus dolores va ocultando.

Siete Palabras Divinas
Cristo en la Cruz pronunciando,
Y un trino de golondrinas
Del cielo viene bajando;
Entre las Santas Mujeres
Y entre los Varones Santos.

Y Cristo en su “Expiración”
Perenne siempre en su Barrio,
“El Cachorro de Triana”
En el Gólgota Expirando
Un llanto de Vía-Crucis
Y un grandioso “Relicario”.

El Santo Entierro de Cristo
Trae su Mortaja de blanco,
Y en Sevilla ya se espera
Que el Vía-Crucis sea un canto;
¡Cuaresmal de la Pasión
….de esta Semana de encanto!






            
 Nota imprescindible: Este Poema es original de Antonio Fernández Montes.
Lo escribió una tarde invernal del pasado mes de Noviembre. Le dio forma
desde su exilio en el Barrio de los Pajaritos. Solo y lejos de la Judería de sus
amores. Me lo mandó por Correos con la sola intención de compartirlo conmigo.
Lo comparto con vosotros para que vuele libre por Sevilla las aladas mariposas
de la Poesía del “Último Filipino de Noches del Baratillo”
- Juan Luis Franco -

1 comentario:

Jesus Corrochano dijo...

Conozco a Don Antonino Fernadez Montes hace 30 año y es uno de los pintores y poetas contemporáneo mas elocuente que yo conozca de Sevilla, Ama A SEVILLA Y LE ESCRIBE A SU SEMANA SANTA COMO NADIE, eso es amar a sevilla y ser Sevillano