domingo, 31 de marzo de 2013

Agarrado a tu madero


Parecía que casi todo estaba perdido

cuando sentí sobre mi sandalia

negra la rampa inclinada.

Lo presentía delante

brillando, siempre brillando,

entre las luces de un incierto

Jueves Santo sevillano.

Llevaba tunica bordada

de tiempos pasados

y una calavera a sus pies

de tiempos atemporales.

Por calle Cuna

nos sobresaltó un chirimiri

que tan solo eran lágrimas

del Cielo a su paso.

Susurré al entrar en la Catedral:

 

“Pasión dicen que te llamas

Y apasionarme yo quiero

Cuando el ruán me reclama

Agarrado a tu madero”

 

Ya no será tan larga la espera.

Ella estrenaba ¡por fin!

la Música y Tú nos estrenaba

a nosotros con ilusiones renovadas.

El ayer ya será hoy para

siempre, todo renace

a tu paso y la Ciudad

tiembla de emoción

en tu divina presencia.

La calle y Tú;

Tú y la calle,

siempre seréis

el complemento perfecto.

 

 

Juan Luis Franco – Viernes Santo (lluvioso) del 2013

1 comentario:

Jose Luis dijo...

Exquisita oración nacida del alma y de los sentimientos. Son los frutos de lo que plantaron en nosotros nuestros mayores y que nosotros mantenemos vivo. Semillas de la Pasión, que nada nos puede arrebatar. Un saludo