miércoles, 10 de octubre de 2012

Oda a la ingestión de fibra




 Si aguantamos la carga a duras penas 
Y ya el culo se comprime inútilmente,
 Urge buscar un agujero complaciente 
Y a ser posible provisto de cadena.

 Valdrá un “servicio” de Grandes Almacenes 
O una Oficina de la Agencia Tributaria, 
Un derribo con desniveles y andenes 
O un árbol en plena Mercedarias. 

Buscará la naturaleza su sendero 
Y una descarga dirá: ¡Ahí voy! 
Será el momento de recordar a Zapatero 
Y también de paso al ínclito Rajoy. 

 El “Callejón de la peste” 
Va entonando su canción: 
Aprieta y ponte celeste 
Hasta que salga el mojón.

 Luego un suspiro se escapa 
Con rumor de caracola, 
Cuidado al subir la tapa 
Si es que “largaste” a pistola. 

Dios bendiga a la fibra que se ha ido 
Con su clara tendencia redentora.
Gloria eterna a los bífudos activos 
Que propician la cagancia a todas horas. 

¡Guerra a muerte al estreñío!, 
Grita el rollo de papel; 
Poneros en el lugar mío: 
También tengo que comer.

1 comentario:

Jose Luis dijo...

Muy ocurrente, Juan Luis. Gracias por estas cosas que nos sacan un poco de la triste realidad. Saludos.