lunes, 17 de diciembre de 2012

Contando los días. Contando las horas



Con profundo cariño a mis nietos Rafael y Lola  

Una semana tan solo y volverá nacer de nuevo el Protagonista principal de la “Historia más grande jamás contada”. Nacerá en la pobreza más extrema e intentará, una vez más, alumbrar nuestras desorientadas existencias. Que no nos sigan dando gato por liebre: Jesús era el Hijo de un Carpintero y no del dueño de una Fábrica de Muebles. Nació pobre; vivió pobre y murió pobre. Pero nunca asumiendo la pobreza como un bien divino, sino postulándose para combatirla desde la rebeldía, la solidaridad, la bondad, la fe y la razón. Los Poderosos escriben la Historia; los Testaferros de la –falsa- política la interpretan; los falsos Intelectuales la reescriben; los Mercaderes la inventan y los más desfavorecidos de la Tierra la padecen. Nace un Niño pobre en una España donde más de 2.200.000 de ellos están bajo el umbral de la pobreza. Los niños siempre han sido, en situaciones extremas, las victimas más descarnadas. Una Sociedad donde uno solo de sus niños esté desprovisto de sus necesidades básicas y elementales es una Sociedad putrefacta. Este fatídico año, el 2012, que camina imparable hacia su final ha sido especialmente cruel con la infancia. Padres que en el paroxismo más perverso han quemado a sus hijos o los han metido en congeladores. Lucifer reinando gozoso por las almas más negras que imaginarse pueda. Cuando un niño de pocos años te llama diciéndote “Ágüelo”, y una niña de pocos meses te mira y se sonríe, estas irremediable y gozosamente perdido entre los brazos del cariño más sincero: el de tus nietos. Admiro profundamente a aquellos/as que han destinado sus vidas a cuidar y salvar niños de la pobreza más extrema. No existe misión más digna en el no siempre noble ejercicio de la existencia humana. Cuando en este sufrido país nuestro, todavía llamado España, se recortan grandes partidas en Sanidad y Educación se está atacando frontal y fundamentalmente a los niños. Ya todos sabemos –o debíamos saber- quienes juegan con sus cartas marcadas. Políticos de todo signo y condición priorizando sus intereses particulares y/o los de su “Empresa” (Partido). Banqueros y Financieros enmarañados entre la usura y la rapiña. “Intelectuales” y/o “Periodistas” vendidos al mejor postor. Sindicalistas reciclados en “Funcionarios del Estado”. El Niño que nacerá dentro de pocos días porta en su mano diestra un viejo manuscrito de los Profetas marcado con tres V: V de Verdad (remedio infalible contra la mentira reinante). V de Victoria (antídoto curativo para las heridas de los derrotados). V de Vida (para los que perdida la fe deambulan a ciegas por el mundo). Contamos los días; contamos las horas y contamos los minutos. Este diciembre, como no podía ser de otra forma, es especialmente singular: tiene 5 sábados, 5 domingos y 5 lunes. Parece ser que hace ocho siglos que no se daba una circunstancia parecida. ¿Casualidades del destino? Posiblemente, pero la/s respuesta/s –para los creyentes- siempre estará/n en un pobre y decente Portal. Contamos los días; contamos las horas y, mientras, nosotros nos contamos cuentos unos a otros para paliar las frías tardes invernales.

1 comentario:

Jose Luis dijo...

Enhorabuena, Juan Luis, y en estas fechas, mis felicidades. Un abrazo.