lunes, 8 de diciembre de 2014

Árboles secos





   Ellos se llenaron los bolsillos
con el dinero de la gente;
  nosotros nos los llenamos
con las estrellas de la noche.

  Castigaron nuestra rebeldía
cerrándonos sus puertas,
  ladraban, luego cabalgábamos
a lomos de caballitos de mar.

   Se fabricaron un Dios a su medida
que perdonara cada semana sus tropelías;
  intentaron seducir a nuestra mujeres
  y quitarnos la dignidad de sol y luna.
Les paramos el reloj del tiempo
y les dimos gatos por liebres.

  Añoraban su pasado de verdugos
jugando al golf en paraísos fiscales.
  Almas errantes sin pasado ni presente
 árboles secos sin raíces ni ramas.
Testigos de un tiempo sin medida
árbitros de una elegancia impostada.

   Nos dieron por muertos y
ese fue su gran error:
  dormíamos el sueño de lo justo
 esperando nuestra oportunidad.

1 comentario:

Jose Luis dijo...

Una oda a la esperanza, que nunca muere para los poetas. Mas allá, hay más, solía decir mi abuelo. Un abrazo, Juan Luis, y nos vemos en el presente.