viernes, 18 de marzo de 2016

Pórtico de las Emociones



 
“Hay una geografía de la Semana Santa
y es necesario un reloj que marque
el momento astronómico en que la cal
y las ventanas deberán ser  complementos
plásticos para la opulencia de
las procesiones en la calle”
 -Antonio Núñez de Herrera -
 
Dos días, tan solo veinticuatro horas, y empezará otro Domingo de Ramos.  Hoy es Viernes de Dolores.  Alguien dijo –y dijo bien- que muchos sevillanos más que años lo que cumplen son Semanas Santas por vivir y disfrutar. Esta del año 2016 nos ha llegado ciertamente muy tempranera.  Personalmente las he vivido durante mi vida de una forma un tanto discontinua. Intensamente en mi niñez. Algo más alejadas en una juventud donde mi mente y mis inquietudes andaban enredados en otros menesteres. Finalmente en una madurez donde todo se valora en sus justos términos y medidas. Nunca me he considerado un cofrade al sevillano modo. Mantengo un cierto distanciamiento con algunos usos y costumbres semana-santeros más proclives al figuroneo y la banalidad que a la verdadera señas de identidad de las cosas.  Puede que sea verdad que existan tantas Semanas Santas como sevillanos la conforman y configuran.  Nuestras raíces y tradiciones más nobles siempre estarán ligadas a la Semana sevillana más hermosa y emotiva de todas las semanas del año. En demasiadas ocasiones tendemos a obviar lo que realmente celebramos que no es otra cosa que la Muerte y Resurrección del Mesías. Pero que duda cabe de que, sin necesidad de ponernos trascendentes y exquisitos, en la Semana Santa sevillana concurre y se dan cita de manera un tanto dispersa y ambivalente una serie de variopintos elementos. En el caudal de mis sentimientos más profundos mi Semana Santa personal e intransferible se llama Candelaria, Pasión y Gran Poder. Túnicas blancas candelarias con olores a buganvilla y a noble esparto torero. Negro ruán de escudos mercedarios en el pecho con sandalias negras de becerro que pisan el cielo en forma de rampa. Noches de eternas madrugadas donde el Señor de Sevilla abre una senda luminosa para los que quieran entender cual es el camino más corto para alcanzar la gloria en Sevilla. Llega otro Domingo de Ramos y aquí estamos para vivirlo gozosos y buscando la paz con Dios y los hombres.  Pórtico de las emociones en una Ciudad que, aunque les fastidie a unos pocos anti-todo, nació para dar sentido a estas fechas.  
 
 
Juan Luis Franco – Viernes Día 18 de Marzo del 2016
 

1 comentario:

Jose Luis Tirado dijo...

Tres devociones inmensas, tres devociones sentidas. Feliz pascua, Juan luis.