miércoles, 19 de octubre de 2011

Así en la Tierra como en el Cielo



El Diario “El País” en su edición del pasado 7 de agosto se hacia eco de una encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) sobre la evolución del catolicismo en España durante los últimos años. De los datos se podría deducir que España es al día de hoy menos católica. Se apuntaba que el numero de creyentes españoles ha descendido al 71 % (diez puntos menos que hace una década). Entre los más jóvenes los datos son peores: caía al 56% y con la variante de que a mayor nivel de formación académica menor grado de religiosidad (esto, sinceramente, da bastante que pensar). Las vocaciones sacerdotales también experimentaban un fuerte descenso: en los 70 Seminarios existentes en España hay una media de 15 alumnos por Seminario. Estos serían, a grosso modo, unos datos que debían de mover a un cierto grado de preocupación en nuestras Autoridades Eclesiásticas. No basta con eludir responsabilidades propias cargando “la suerte” en las políticas laicistas de los Gobiernos de Zapatero. Tampoco culpando a unos medios informativos que esconden sus miserias y sus ansias recaudatorias maleando el sentir religioso de la –todavía- mayoría de los españoles. Esto, con ser verdad, viene a significar tan solo una parte del problema. Aquí han pasado y están pasando cosas que, dada su especial relevancia popular, no están siendo respondidas y asumidas por las altas instancias eclesiásticas. Hoy, nadie puede dudar, que ante una Crisis tan atroz como la que padecemos ha sido CARITAS (Iglesia en definitiva) quien ha dado las respuestas más eficaces a las necesidades más acuciantes de la gente. Pero a nivel intelectual y, sobre todo vivencial, la gran distancia existente entre las bases cristianas y la jerarquía no solamente no se acortan, sino que se agrandan cada día un poco más. No se trata de que la Iglesia “modernice” su discurso para incardinarlo con los problemas actuales de la Sociedad española. Se trata de asumir sin complejos que el periodo español del Nacional-Catolicismo ya duerme el sueño de los injustos. La separación Iglesia-Estado forma parte fundamental de una Sociedad libre y democrática y, seguir anclado en el pasado, nos lleva del vacío a la nada. Los templos sevillanos donde no radican Hermandades son un canto al ostracismo y al abandono (material y sobre todo humano).

Cada vez que recibo un Boletín de algunas de las Hermandades a las que pertenezco se me –nos- recuerda que formamos parte de la Iglesia. ¿Quién lo pone en duda? ¿Es necesaria al día de hoy una insistencia tan perseverante? Parece ser que sí y, tampoco estaría de más, que también esto se les recuerde a nuestros Pastores Evangélicos. La Iglesia tiene el derecho y la obligación de manifestarse, bajo sus postulados, de todo cuanto le rodea –para bien o para mal- a las personas que formamos parte de eso que hoy llaman Ciudadanía. Pero no podemos movernos socialmente tan solo enganchados al Aborto; la Eutanasia y el Matrimonio entre Homosexuales. Si como cristianos hemos dejado clara nuestras negaciones, ya va siendo hora que también nos manifestemos en nuestras afirmaciones. Dar testimonio, en la época actual, de lo que representa el Cristianismo solo puede entenderse a través del necesario ejercicio de los hechos consumados. “Por sus obras los conoceréis”, se nos dijo, y en ellas siempre estará lo mejor de nuestro discurso cristiano. Predicar, dar trigo y, a ser posible, compartirlo con los que menos tienen. Eso fue lo que hizo Jesús cuando estuvo entre nosotros y eso es lo que debemos hacer sus discípulos.
Lo demás son “batallitas” de palacios. Teología de mármol de carraca. Besos hipócritas estampados en anillos arzobispales. Biblia encuadernada con tapas de lujo.

1 comentario:

Rodolfo Plata dijo...

CRISTO ESTA MUY POR ENCIMA DE LA IGLESIA, SU CATESISMO Y SU JERARQUÍA, AFIRMAR LO CONTRARIO ES UNA BLASFEMIA INSENSATA. ES MÁS SENSATO SEGUIR A CRISTO PRÁCTICANDO SU EJEMPLO Y ENSEÑANZAS INDIVIDUALMENTE, QUE LA PRÁCTICA COLECTIVA DE LECTURA BÍBLICA, EL CULTO, LA LITURGIA, EL REZO Y RITO PROMOVIDOS POR EL CLERO. BENEDICTO XVI DICE QUE NO, PORQUE SE LE ACABA EL NEGOCIO: EL ECLIPSE DE DIOS, SE DEBE A LA FALACIA ENSEÑADA POR LA IGLESIA DE QUE EL PROFETISMO JUDÍO ES PALABRA DE DIOS. Las evidencias de su falsedad se encuentran discerniendo objetivamente los elementos de la triada preteológica (la fenomenología, su explicación y su aplicación). Vg. la interpretación onírica de los sueños de Dios del patriarca Abraham inducidos por el deseo intenso y obsesivo de riqueza y descendencia incontable; la descripción neutra del encuentro cercano del patriarca Moisés, al ser explicados como sobre naturales, fenómenos naturales, como (la zarza ardiente o fuego fatuo; el pie del rayo que cruzó el altar de Moisés; la nube y los rayos que anuncian una tormenta como evidencia de presencia de Dios en el Monte Sinaí); el Pacto del Sinaí, mito fundacional de Israel como nación entre las naciones por voluntad divina. El antagonismo entre las directrices de la reflexión existencial del devenir de Israel entre las naciones que orienta el pensamiento de los profetas bíblicos y talmúdicos –VS- la reflexión de la vida después de la vida o existencia eterna que orienta el pensamiento existencial de los místicos (las moradas celestiales; la salvación o la condena eterna, a causa de nuestra obras). La evidencia histórica del rasgo racista, rapaz, criminal y genocida serial que indujo en el pueblo judío el seguimiento de las directrices ancestrales de sus patriarcas y profetas (las leyes de guerra dictadas por Moisés, la ley del talión, el canto de Lamec,,) __opuesto al perfil de humanidad perfecta que Cristo trató de inculcar a sus seguidores cuyos rasgos fueron elevados a bien aventuranzas en el Sermón de la montaña__ nos dan la certeza de la maldad y falsedad del profetismo judío. Convirtiendo los textos sagrados del (Antiguo Testamento o Torah, el Talmud, el Mishná, la Halaja, la Cabala, el Corán, el Libro de Mormon) __en una letrina moral que envenena el alma__ En cambio la vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo iluminan con luz meridiana las jornadas y metas del camino del desarrollo espiritual que recorren los místicos en su búsqueda del encuentro cercano de Dios, unicidad o experiencia de la común unión (el Padre y yo, somos una misma cosa), convirtiendo las disciplinas místicas en medicina del alma http://www.scribd.com/doc/33094675/breve-juicio-sumario-al-judeo-cristianismo-en-defensa-de-las-raices-cristianas-de-europa-laica ;