lunes, 2 de enero de 2012

Surcos de caminos andados



Este desosegante y lleno de incógnitas 2012 es todavía tan solo un “niño” con pocas horas de vida. No es plan por tanto de darle todavía mucho “la vara”. Dejémosle crecer que los sobresaltos ya le llegarán (a él y sobre todo a nosotros). Cuando arrancamos nuestro deambular bloguero por el ya finiquitado 2011 nos presumíamos que todavía nos esperaban meses de autentica zozobra. No nos equivocamos en absoluto sino que, muy al contrario, nos quedamos cortos en nuestros pesimistas pronósticos. La cruda realidad nos mostró que nuestras vidas y depauperadas haciendas están en manos de usureros sin escrúpulos. Supimos, que existen en EEUU, Agencias ¡privadas! de Calificaciones Socio-Económicas donde determinan a través de sesudos análisis el grado de “salud financiera” de cada país (incluyendo, lógicamente, los de la Vieja Europa). ¿Para que sirven pues esta cohorte de políticos europeos que “ganan” sueldazos de vértigo? ¿Cómo es posible que ni las “Agencias” ni los distintos Organismos europeos detectaran a tiempo lo que “se nos venía encima”? ¿Quién cojones manda hoy en el mundo? ¿Dónde tenemos que pedir el necesario “Libro de Reclamaciones”? Vivimos, o mejor padecemos, un ciclo histórico que ni los analistas más sesudos son capaces de determinar como –y cuando- terminará. Nos han hundido el barco y encima nos han dejado solos en cubierta después de robarnos los botes salvavidas. Piratas del Caribe navegando por los Mares del Sur y contando en sus camarotes las monedas de oro fruto de su rapiña. No necesitan patas de palo. Tampoco parches que le cubran un ojo. Ni garfios metálicos que sustituyan a un brazo perdido en los abordajes. No beben ron a golpe de garrafa, ni tampoco desean reencontrase con las prostitutas en las malolientes cantinas de los puertos. No, estos llevan ropas de diseño, masajistas privados, “cariñosas” secretarias y, tienen colgados en sus confortables aposentos cuadros de pintores famosos. Son mala gente que envilece el nombre de los verdaderos piratas de las películas de nuestra niñez. Pero, dejemos correr los días que tiempo tendremos este año de “cabrearnos”. Tampoco es plan de amargarle a nadie la digestión de los momentos felices pasados hace muy poco. El afecto, siempre el afecto, presidiendo mesas y vidas. La Navidad pasa a una velocidad de vértigo y un Villancico así lo atestigua desde siempre: “La Nochebuena se viene; la Nochebuena se va y nosotros….” ¿Nosotros?, nosotros estamos hasta los huevos. Cuantos momentos de felicidad hayamos acumulado con los nuestros será el mejor “botín” que un día nos llevaremos. Ayer empezó el Quinario del Señor de Sevilla y eso, si me lo permiten, son palabras mayores. Con su divina providencia este año mi hija tendrá su segundo hijo y yo seré ya abuelo por partida doble. Mientras que este “Trinitario”, al que conocerán los anales sevillanos por Salvador Gavira, no se me aburra, seguiremos tomándoles las horas a esta Ciudad de nuestros amores y desvelos. ¡Feliz 2012! y, a seguir abriendo surcos por los senderos de la vida y las cosas. Suerte, mucha suerte.

1 comentario:

Jose Luis dijo...

Enhorabuena por tu nieto venidero. ¿Dos? Bienvenido al club. Saludos y feliz año 2012