lunes, 16 de mayo de 2011

Siempre nos quedará el Betis




Hoy tan solo queda una semana para las Elecciones Municipales. A quien Dios se la de San Pedro se la bendiga. Suerte a los que ganen y resignación -sin comer seguro que no se quedan- a los que pierdan. No será este modesto escribidor de relatos sevillanos quien ose alterar el noble y determinante ejercicio de la Democracia: la capacidad de votar. No, en días como el de hoy mejor apuntar hacia los epicentros de nuestras emociones y desvelos: el Real Betis Balompié. El próximo año estaremos, no sin cierto sufrimiento, donde nos corresponde, que es ni más ni menos que en la Primera División del Fútbol Español. La travesía ha sido larga y nuestra deuda será eterna con la admirable gestión de los señores Bosch y Gordillo. Gracias “Gordo”, te debemos otra. Mención aparte el trabajo de Pepe Mel y Roberto Ríos que consiguieron implicar a una plantilla en un objetivo común: devolver al Betis al sitio que le corresponde. Volverá a estar el Equipo de las trece barras en Primera y, a que dudarlo, la liga el próximo año ya será cosa de tres. Se acabó la hegemonía de Madrid y Barcelona. Ya las cosas futboleras volverán a su estado natural. Nos quedan pendientes, eso si, algunos “flecos” en el terreno jurídico y administrativo. Todo llegará, pues ya sabíamos que “no hay Lopera que dure cien años ni bético que lo resista”. Le deseo a “Donmanué” toda la suerte del mundo en lo personal y lo comercial pero, eso si, rogándole que se olvide para siempre de “su Betis” y de “sus criaturitas”. Es de esperar que esta dura lección no haya caído en saco roto. Nadie dio nunca “duros a tres pesetas” ni blandió, sin caídos en la batalla, la bandera del desprendimiento. Pero seamos sinceros. Los mismos que ayer clamaban en el recinto heliopolitano el “Hola Donmanué” fueron los que corearon luego el “Lopera vete ya”. Sin entender estas cosas que nacen fruto del momento y el oportunismo estamos condenados a tropezar en la misma piedra. Lejos quedan –espero que para siempre- los Betis-Alcorcón y los Huesca-Betis. Dicho sea de paso con todo el respeto para estos equipos. Comprendo que Marca TV se haya quedado sin la “joya de la corona” pero, cada uno tiene que estar donde le demanda su Historia. “Ajolá” se haga pronto realidad otro Eurobetis y podamos cruzarnos con el Sevilla que, tras su victoria ante la Real Sociedad, consigue su 8ª clasificación consecutiva para Europa (si me equivoco que me corrijan mis grandes y buenos amigos sevillistas). Tener a los dos equipos sevillanos en la elite del fútbol español, no solo es bueno para la Ciudad, sino también para la autoestima de todo el “personal” futbolero sevillano. Ignoro quien tomará las riendas del Betis y que futuro –dada la lentitud de nuestra maquinaria judicial- nos aguarda. Esperemos –estoy seguro de ello- que los tiempos por llegar sean más ilusionantes que los vividos en nuestra Historia más reciente. Nos liberamos de las ataduras de lo cotidiano con sensaciones y sentimientos de lo más variopinto. Me acuerdo estos días de manera especial de mi Tío Antonio que me hizo socio del Betis con tan solo 8 años de edad. Los sufrimientos siempre comprendí que estaban adheridos a nuestra bandera blanca y verde. No importa. Ganamos sobre los rescoldos de las derrotas y esto consigue que los triunfos sean más suculentos. Nunca se valora más la salida del sol que cuando aparece tras la espuma de las nubes negras. Aquí estamos ya para lo que mandéis jugar. Prestos para el combate futbolero y con ansias por recuperar el tiempo perdido que ha sido mucho. Sevilla, no nos engañemos, necesitaba a los dos en Primera y a ser posible situado en las alturas. Sevilla-Betis o Betis-Sevilla como la cima de los enfrentamientos deportivos.
Los demás “derbis” son bagatelas carentes de emoción y sensaciones. ¿Cómo se puede comparar un Barcelona-Español o un Valencia-Levante con un Sevilla-Betis? Ni de coña.

Permitirme que hoy, en un gesto de ranciedad profunda, brinde con una copita de “Pipermín”. El momento así lo requiere.

Nota solidaria: Háganse con la pulsera de Miki Roqué pues la causa bien merece la pena. Invertir un par de euros es muy poco para tan loable destino. Colaboramos en una causa solidaria y engrandecemos nuestro espíritu solidario verdiblanco. Se pueden adquirir en la Tienda Oficial del Real Betis en la calle Castelar. Gracias por colaborar.

No hay comentarios: